Toda conducta es comunicativa.
Los hechos son los que mandan los mensajes verdaderos.
Es importante escuchar el comportamiento
Cuidado con los mensajes dobles: lo que decimos y lo que hacemos deben de ser congruentes
El suponer no encuentra respuestas reales.
El dar es importante sin olvidarse a si mismo.
Hay que saber que quiere la pareja recibir y no solo dar lo que creemos.
Se requiere tener un equilibrio entre nuestras necesidades y las de la pareja.
Cada persona tiene sus creencias, valores y necesidades que dan el tono a la relación.
Es necesario saber cual es la realidad del otro bajo su propia perspectiva. Las dos realidades son válidas y hay que conocerlas.