INICIAMOS PRÓXIMAMENTE NUESTRO CURSO
“ATRÉVETE A DISCIPLINAR”

Jueves 28 de Agosto (6 Jueves continuos) 9:30 a 11:00 am

La primera infancia es el momento para que los padres establezcan autoridad con cariño y firmeza en su hogar. Una mano firme y paciente logrará enseñar a los niños qué se espera de ellos.

Los padres que son débiles o que están demasiado ocupados, cansados para educar con amorosa disciplina, cometen un costoso error que quizás los enfrente durante la adolescencia de sus hijos.

El Dr Bill Sloneceker pediatra de Tennese dijo en cierta ocasión “Si la amorosa y consistente disciplina comienza el segundo día de vida, ya lleva usted un día de retraso”el Dr se refiere a que los padres estuvieran en dominio de la situación amando a su hijo lo suficiente como para saber que sí pueden esperar de su hijo.

También es importante aclarar que el antagonismo de un niño y su terco negativismo pueden emanar de la frustración, desilusión o rechazo y deben interpretarse como señal de advertencia a la que hay que prestar atención. Tal ves la tarea mas difícil del papel de padres estriba en discernir la diferencia entre esas distintas motivaciones que pueden existir para manejar la causa real de la conducta del niño.
La conducta resistente de un niño envía siempre un mensaje para sus padres que ellos deben descifrar antes de decidir que hacer.
El arte de ser buenos padres gira en torno al conocimiento de cada hijo, sus motivaciones, etapa y la interpretación del significado que está detrás de la conducta de cada niño, aunado al claro conocimiento de los padres referente a los objetivos al educar.

disciplina