Las últimas teorías psicológicas hablan de la Inteligencia Emocional como nuevo concepto, distinto a la inteligencia “de toda la vida”, la asociada al coeficiente intelectual, a los títulos universitarios y a las destrezas lógicas, numéricas o gráficas.