¿Cómo romper el ciclo de la violencia?
1. Rechazar la violencia al comprender la naturaleza destructiva que tiene, no sólo para la víctima sino también para quien la utiliza y para el sistema social en el que se produce.
2. Aceptar que el origen de la violencia es muy complejo; es un error atribuir la violencia a una única causa.
3. Comprender el proceso por el cual la violencia general violencia, no como algo automático e inevitable, sino como una consecuencia del deterioro que puede producir en las personas y grupos que la sufren. Recuerda que aunque hayas vivido situaciones violentas, tú puedes actuar de manera distinta, respetándote a ti y a los que te rodean y haciéndote responsable de tus actos.
4. No habituarse a la violencia; aunque vivas episodios de violencia cerca de ti, no son procesos normales, incluyendo la que vemos en los medios de comunicación.
5. Recordar que la violencia no sólo es aquella que implica el uso de la fuerza física, sino también la violencia psicológica, de naturaleza gravemente destructiva o el bienestar emocional de las personas que la sufren.
6. Ser empáticos y solidarios hacia las víctimas de la violencia, y nunca atribuirles erróneamente la responsabilidad de su situación.
7. Recordar que toda persona es valiosa y debe ser respetada y tratada con dignidad, sin importar su edad, sexo, raza o condición social, y que por lo tanto, merece ser escuchada, querida y tomada en cuenta.
8. Es importante denunciar los casos que conozcas de violencia.