Es un poco
difícil entender lo que está funcionando mal
cuando un padre o una madre le
grita a su hijo:
“¿Por qué es que no me respetas?”

gritos.jpg

La investigación ha demostrado que, al igual que los
adultos, 

los niños respetan a quienes los tratan con consideración. 

Incluso
cuando se hace necesario castigar con una medida 

disciplinaria, ésta puede ser
aplicada con respeto.

 

No hay necesidad de humillar al niño, o de abusar del poder 

porque ha cometido una falta. Respetándolo se le puede decir: 

“esta es la
consecuencia de tu acción”.

 

Cuando el niño está acostumbrado a ser habitualmente tratado 

con consideración, él o ella aprenderán cómo respetar a los demás 

y de qué
manera devolver el respeto a sus padres. Debemos tener 

presente que el respeto
es algo que nos tenemos que ganar, no 

es una actitud que le podemos exigir a
los demás.

Próximo curso “NO MÁS GRITOS”

Inicia Martes 16 de Octubre 2012

Para mayor información escríbenos a:

novedades@aprendoyeduco.com.mx