Es fácil convenir en que no hay una fórmula que garantiza el éxito de la vida en pareja.
Cada unión se rige por unas reglas, normalmente no explicitadas por sus miembros pero que sirven para mantener viva (en el mejor de los casos, armónica) la relación.
Lo que aquí te presentamos son sencillas propuestas generales para fomentar la armonía en la vida de pareja, partiendo siempre de dos puntos de partida: la igualdad de derechos y responsabilidades de sus miembros y la promoción de una dinámica activa, en búsqueda del equilibrio, participativa y sincera en el desarrollo de la relación a lo largo del tiempo.