91914785_3116421688377141_3931723104115490816_n

 

LAS 7 HERRAMIENTAS DE AMOR.

Gerardo Schmedling.

 

*ACEPTAR*

Acepto que todo lo que ocurre es neutro y necesario.

 

*ASUMIR*

Asumiré el resultado de mis decisiones y de mi experiencia de vida.

Asumiré que mis pensamientos, sentimientos y emociones los genero yo mismo y no lo que sucede a mí alrededor, ni mucho menos lo que piensen, digan, hagan o dejen de hacer los demás.

Renuncio a culpar a nada ni a nadie por lo que me suceda o deje de sucederme. El culpable no existe.

 

*ACTUAR*

Actuaré con total eficacia y serenidad ante cualquier circunstancia que se presente, dando lo mejor de mí en las labores que me corresponda realizar.

Renuncio a agredir de pensamiento, palabra y obra. No agrediré a nada ni a nadie. Tendré absolutas firmeza y lealtad con los acuerdos y compromisos que libremente establezca. El hacer es la clave del tener.

 

*AGRADECER*

Agradezco todo lo que tengo y todas las situaciones difíciles y dolorosas, porque ellas son oportunidades que nos da la vida para aprender y hacer nuestro desarrollo espiritual.

Renuncio a sufrir ante las dificultades, comprendiendo que tienen un profundo propósito de amor para poder reconocer la ley y liberarme de las limitaciones, las dependencias y el sufrimiento.

 

*VALORAR*

Valoro y disfruto intensamente todo lo que tengo y todo lo que hago. Reconozco que siempre tengo conmigo todo lo necesario, y valorándolo, desarrollaré la capacidad para disfrutar nuevas cosas y relaciones.

Renuncio a quejarme de lo que tengo o no tengo. La queja nos hace pobres. La prosperidad es el resultado de la valoración. El que no valora lo que tiene está en camino de perder lo que necesita.

 

*RESPETAR*

Respeto a todas las personas en sus ideas, costumbres, creencias, comportamientos, y en su derecho a tomar sus propias decisiones.

Renuncio a criticar, descalificar, juzgar, condenar y castigar a toda persona por cualquier motivo, porque comprendo que cada quien hace lo mejor que puede con lo mejor que sabe, y no soy yo quien para juzgarlo. Daré información de sabiduría sólo a quien la pida expresamente o a quien acepte mi ofrecimiento sutil por respetuoso.

 

*ADAPTARSE*

Me adapto sin reservas al lugar donde me corresponde cumplir funciones para lograr en él una vida llena de satisfacciones.

Renuncio a huir de lugar y de las situaciones que me corresponde vivir.

 

Creer que la felicidad está en otra parte diferente a nuestro interior, es una falsa ilusión.