Dado el incremento del consumo de drogas a tempranas edades y los efectos causados, se han establecido programas preventivos que son implementados en las escuelas y a través de los medios de comunicación, pero sin duda la prevención más importante proviene de la familia.

Los niños y jóvenes son el grupo de población con mayor riesgo de desarrollar adicciones, ya que en ello intervienen factores como

  • la baja autoestima
  •  los retos preadolescentes y adolescentes
  •  la falta de identidad y de sentido de pertenencia
  •  la facilidad con que pueden ser  engañados
  •  los fracasos frecuentes en el hogar o escuela
  •  la desintegración familiar sobre todo si se vive durante esta etapa de la vida
  •  la disponibilidad a las drogas
  •  la falta de sentido a la vida o la soledad
  • el ocio o las malas compañías.

Entre los grupos más vulnerables a desarrollar adicciones están los niños de la calle o por el contrario los hijos de familias acomodadas, pero con carencias emocionales y que padecen soledad y/o falta de reconocimiento.

Algunos tips para prevenir las adicciones:

  • Proporcionar información adecuada, oportuna y suficiente, desde la infancia
  • Establecer adecuados vínculos de comunicación entre padres e hijos
  • Establecer sistemas de estímulo a los logros de los hijos y de aprendizaje hacia sus errores
  • Fortalecer la capacidad de voluntad, decisión y la resistencia a la presión
  • Vigilar las amistades de los hijos e hijas y conocer sus costumbres
  • Motivarlos para que tengan metas en la vida y apoyarlos para que las puedan concluir
  • Otorgar responsabilidades familiares y vigilar su cumplimiento
  • Tomar en cuenta sus opiniones, orientar sus errores y no ejercer comparaciones entre miembros de la familia o amistades
  • Orientar adecuadamente respecto a la publicidad y a los programas transmitidos a través de medios de comunicación, fundamentalmente la televisión que tiene un gran impacto en las conductas de niños y jóvenes
  • Estar pendientes de los signos de alarma para atenderlos oportunamente
  • Denunciar a las autoridades sobre cualquier sospecha de venta o tráfico de drogas
  • Atender adecuadamente cualquier problema de adicción, en cualquiera de sus etapas de desarrollo.