Sugerencias para tener una relación exitosa:
Hay muchas reglas de oro, que ayudaran a tener un matrimonio exitoso y
que es conveniente que los que van a casarse conozcan (y a los que ya
están casados no les hacen daño):
1. Cambiar en nosotros la idea de buscar que nuestra pareja nos haga
feliz.
2. No luchar por que el otro cambie. En todo caso,
tratar de cambiar uno mismo en lo que al otro le desagrade. Muchos
personas se pasan la mitad de su vida o su juventud, tratando de cambiar a su
pareja y a todo lo que les rodea, viven en una constante frustración y
solo cuando se deciden a cambiar ellas, se dan cuenta que esta era
la solución.
3. Aprender a conocer y aceptar a la pareja tal como es, con sus
cualidades (y amarle por ellas) y defectos (y amarle a pesar de ellos).
4. Amar es donación, si no hago a un lado mi egoísmo respecto a mi novio
o a mi esposa, no le amo verdaderamente.
5. Hablar, dialogar… respetando las ideas de uno y de otro, sin tratar
de imponer las propias por la fuerza. Debe de fomentarse el respeto mutuo.
6. Saber escuchar para que cada uno se sienta comprendido e importante
para el otro. El sabernos escuchados nos invita a la apertura y a la confianza.
7. Saber reír juntos. Este es un elemento necesario en una relación,
hacerse pequeñas bromas de buen gusto, contarse chistes. Una pareja que
no sabe reír es una triste pareja.
8. Fomentar detalles entre ambos, aunque sean en apariencia
insignificantes, pues son el alimento del amor.
9. En el aspecto sexual y dentro del respeto que debe existir en cada
situación, debe fomentarse entre los esposos una generosidad total,
respetar la dignidad de cada uno, compartir, aclarar y si hay dificultades, pedir ayuda, asesoría profesional, para poder superarlas.
10. Respetar en la pareja su estado de animo, cansancio, silencio, sueño, forma de pensar, etc.
11. No perder de vista nuestro rol, que cada quién tome en cuenta la
opinión de su pareja para cualquier decisión importante y ante los demás
darle su lugar (en el matrimonio, sobre todo ante los hijos).
12. Salir de vez en cuando solos a pasear o a cenar, y si es posible,
viajar: romper con la rutina diaria, para platicar, compartir, reír.
13. Tener mutua confianza. Nada daña mas una relación que las dudas y la
desconfianza; no hay que darles cabida en la mente y en el corazón, y si
las llegara a haber, hablar juntos de ello con calma, no con reclamos ni
gritos.
El aprendizaje de la convivencia es diario,bien vale la pena disfrutarlo.