shutterstock_45620743

 

Es la emoción la que nos mueve hacia algo.
Si deseamos mantener una buena relación con nuestras emociones es necesario aceptar la espontaneidad.

Hablando sobre la Inteligencia Emocional podemos ver la necesidad de observar nuestras emociones y sus procesos para aprender de ellas, observamos con la paciencia de un meditador para tener un profundo conocimiento del mundo emocional propio y ajeno, descubrir posibilidades insospechadas y recoger ideas, percatarnos de sensaciones, tonos musculares, temperatura, vibraciones corporales, gestos, cambios de tonos de piel, lenguaje.

Collage 2016-08-03 11_56_56