UN-CUENTO-DE-NAVIDAD.jpg

Hoy hijo mío, tengo que revelarte un secreto.

Hoy te tomo de la mano para cruzar el puente de la primera verdad.

Sé que en tu corazón de niño, aún habita la duda sobre la existencia de ese abuelito regordete que cumple tus deseos cada navidad; hoy mi niño quiero decirte, que ese hombre maravilloso, es en verdad un hombre mágico, lleno de amor para ti; que está contigo cada día del año, pendiente de que te portes bien y cumplas tus obligaciones y deberes; es un hombre lleno de amor y sueños, pero que no tiene un grupo de duendes que trabajan para el haciendo tus juguetes.

Ese hombre, esa ilusión es PAPÁ!

El no vuela cada año en un trineo…  no tiene una casa en el Polo Norte… no posee venados ni duendes… el, duerme cada noche muy cerca de ti,se levanta de madrugada para velar tu sueño y  cobijarte cuando tienes frío… el lo hace todo, porque quiere… que el día que seas un hombre… puedas tener  recuerdos de una infancia hermosa y feliz. el te da su tiempo.

Ahora mi amor, eres nuestro cómplice…

Papa y yo contamos contigo para guardar este “Gran Secreto”… sabemos que harás todo lo posible para que tus hermanos conserven esta ilusión por muchos años…y disfruten la magia de la navidad, tanto como lo hiciste tu.

” Todos tenemos una estrella, es cuestión de observar”