Qué es el apego:
Se llama apego al vínculo que se establece entre la madre y su hijo recién nacido, a través del contacto de ambos piel con piel, durante la primera hora después del parto. Este es el momento ideal ya que ambos están despiertos y alertas en lo que se llama “período sensible”. El apego es el más importante aprendizaje para el bebé recién nacido.
Cómo se logra:
Como el niño está despierto, madre e hijo se miran y se reconocen. Este contacto es el primer paso para crear un fuerte lazo entre la madre y el hijo. Después de unos treinta minutos, al bebé le da hambre y busca instintivamente, guiado por el olor el pecho de su mamá.
Ventajas:
- El “apego” favorece la secreción de hormonas que se relacionan con el “instinto maternal”. Esto ayuda a que la mamá reconozca las necesidades de su bebé y pueda responder a ellas adecuadamente.
- También favorece que la mamá se siente más segura y disminuye el riesgo de depresión post parto.
- El bebé puede desarrollar su instinto natural para tomar leche.
- Se desarrolla en el niño hormonas digestivas que favorecerán una mejor absorción y aprovechamiento de las calorías.
- Ayuda a formar fuertes lazos de amor y unión entre la madre y el hijo, .
Es interesante saber:
- Después del nacimiento el bebé se encuentra en un estado llamado “de alerta tranquilo”. No se mueve, pero sus ojos están abiertos y brillantes, es capaz de ver lo que está a 20 centímetros de sus ojos.
- Está comprobado que el bebé reconoce la voz de su mamá mucho antes de nacer y esto le produce calma.
- Desde un comienzo, el recién nacido se mueve y comparte el ritmo del lenguaje de sus papas, cuando le hablan.
- El bebé también reconoce a su mamá por el olor. Este lo guía a la hora de ser amamantado y el contacto piel con piel lo ayuda a mantener la temperatura.
- El aprender el apego en su momento es un elemento muy valioso e importante en la vida de la persona adulta, ya que esto le facilita establecer relaciones de compromiso, duraderas y estables.