Ser padres es tan maravilloso que debemos luchar contra el estrés diario, la fatiga, la rutina, que nos impiden detenernos a contemplar lo que tenemos ante nuestros ojos.
Hay que aprovechar el privilegio de participar del desarrollo de un nuevo ser humano, que no es el futuro, sino el presente de nuestro mundo.
Tips para aprovechar a los hijos:
 Diles cuánto los quieres, dales abrazos, besos y caricias: el amor que transmitimos por el contacto físico es increíble.
 Cuando les hables, híncate o siéntate a su nivel: mirarlos a los ojos nos ayuda a recordar lo que es ser niños.
 Cuando ellos estén jugando, busca involucrarte: participa en su juego, aporta ideas y ayudálos a poner en práctica las suyas.
 Dedica al menos un día a la semana para hacer cosas con ellos: ir al parque, salir de día de campo, andar en bicicleta, armar un rompecabezas, pintar, bailar.
 Al final de cada día, antes de dormir o durante la cena, todos (ellos y tú) pueden platicar y escucharse mutuamente: lo mejor de su día, lo que quizá harían mejor, lo que más les entusiasma del día siguiente.
 Involúcralos en los proyectos familiares: organizar un cumpleaños, ahorrar juntos para las vacaciones, un festejo, cualquier cosa que les permita convivir y pensar juntos.
Los hijos nacen, crecen y se van antes de que nos demos cuenta. ¡No dejemos pasar este milagro sin atesorarlo día a día en nuestro corazón!
Gracias a Alicia Contró de Seniceros por enviarnos este artículo.