58

 

La depresión es otro padecimiento increíblemente común en el que el magnesio podría tener un rol crucial, ya que puede actuar como un catalizador para los neurotransmisores que regulan el estado de ánimo, como la serotonina.

La investigación publicada en 2015 encontró un vínculo significativo entre el consumo muy bajo de magnesio y la depresión, en especialmente en adultos más jóvenes.

La investigación publicada en PLOS ONE demostró que suplementar con magnesio había mejorado la depresión de leve a moderada en adultos, con efectos beneficiosos que se produjeron en las dos semanas de tratamiento.

De hecho, en términos de efectividad, los efectos del magnesio fueron comparables a los Medicamentos de prescripción, pero sin ninguno de los efectos secundarios relacionados con estos medicamentos.

Los participantes en el grupo de tratamiento recibieron una dosis diaria de 248 miligramos (mg) de magnesio elemental durante seis semanas, mientras que los controles no recibieron el tratamiento. Según los autores, “funciona rápidamente y es bien tolerado sin la necesidad de un estricto control de toxicidad”.

Emily Tarleton, estudiante de posgrado en ciencia clínica y traslacional, y gerente de investigación de bionutrición en el Centro de Investigación Clínica de la Universidad de Vermont, dijo para Science Daily:

“Este es el primer ensayo clínico aleatorizado que analiza el efecto de suplementar con magnesio para tratar los síntomas de depresión en adultos de los Estados Unidos.

Dada la gran necesidad de opciones de tratamiento adicionales para la depresión, son muy alentares nuestros resultados y nuestro hallazgo de que la suplementación con magnesio representa un enfoque seguro, rápido y económico para controlar los síntomas depresivos”.