Diapositiva2

Los Padres:

El tener una buena relación con los hijos no quiere decir que somos sus amigos.

Los niños necesitan saber que sus padres están ahí para ellos y que tienen conocimientos, habilidades y herramientas que no tiene sus amigos para apoyarlos a resolver problemas, para darles calma, para aprender y aceptar sus errores que también son otra manera de aprender. Porque los padres tienen algo que sus amigos no tienen: edad y experiencia.

Es importante crear con los hijos una relación de confianza: y para ello se tendrá  que construir desde que son pequeños.

Pueden saber que la confianza mutua se gana y pueden  hablar  de todo, que no les van a juzgar o criticar y que pueden contar con sus padres, que están  ahí para ellos, para enseñarles y para aprender juntos. Que no son perfectos, que también se equivocan pero que están ahí para apoyarlos a crecer más seguros, felices y responsables.

Es importante acompañarles en su desarrollo, sin interferir excesivamente, sin dirigirles la vida al milímetro, pero cuidar de no ser simples espectadores, son su punto de referencia. Los padres son guías, ejemplo de vida, ofrecen  estructura, límites, seguridad, paz y amor, aprenden también como ellos pero con la experiencia y la historia caminada de sus propios errores y aciertos, de su propia vida.

 

Diapositiva1
Los amigos:

Los amigos, especialmente a lo largo de la infancia y en la adolescencia, son figuras fundamentales para el desarrollo de los niños. Se les llama “los iguales” porque están en puntos evolutivos similares, porque comparten estadios de desarrollo, y por tanto experiencias vitales, anhelos, ideas, sueños, capacidades (cognitivas, emociones), intereses… La figura del amigo como igual es irreemplazable por lo rica que es, por lo necesaria que es.

Los amigos pasan por los procesos de desarrollo semejante y también requieren de un faro, de una guía que les oriente el camino del crecer. Los amigos acompañan y disfrutan el proceso de crecer juntos, pero no tienen la experiencia de la historia de vida que tienen sus padres. Los amigos son compañeros de camino en el proceso que se llama vida.