Ahora que inicia el invierno te compartimos nuestra sugerencia:
Base de res y verduras para los caldos en lugar de agua y consomé en polvo.
Puedes prepararla y guardar en el congelador en bolsitas para tus siguientes sopas.
2 poros medianos
4 cebollas
6 zanahorias
3 baritas de apio
1 manojito de 20 varitas de cilantro
1 cucharada de aceite de oliva extra virgen
6 hojas de mejorana
3 hojas de laurel
4 cucharaditas de sal de grano
15 tazas de agua
Puedes agregar un kilo de hueso de res que trae la grasa necesaria para el organismo en el invierno y no necesitas el aceite de oliva en este caso.
1.- Lava muy bien las verduras, ya limpias las cortas en cuadritos pequeños (del poro puedes utilizar la parte blanca y la parte verde clara) zanahorias peladas y apio sin hebras, cebolla y cilantro picados.
2.- Calienta el aceite de oliva en un sartén y agrega 15 tazas de agua (si agregas los huesos previamente lavados no uses aceite de oliva), las hojas secas de mejorana y laurel con las verduras en cuadritos.
3.- Deja que hierva un momento, luego mantén el caldo a fuego muy bajo con tapa por una hora.
4.- Usa un colador para separar la verdura y los huesos del caldo. La verdura no la necesitas comer ya que soltaron todas sus vitaminas y minerales. Los huesos también soltaron muchas vitaminas y minerales.
5.- Conserva el caldo en refrigeración una tarde y luego congela en porciones a tu necesidad.
6.- Este caldo es muy nutritivo para futuras sopas.
(Más recetas en el libro NUTRITIPS)