confrontacion.jpg

1.- Tener unos objetivos claros de lo que pretendemos cuando educamos. Es la primera condición para no improvisar. Estos objetivos han de ser pocos, formulados y compartidos con la pareja.

2.- Enseñar con claridad cosas concretas. No vale decirle: “pórtate bien” o “come bien” sino darle, con cariño, instrucciones concretas, dándole el tiempo necesario para el aprendizaje.


3.- Valorar siempre sus esfuerzos por mejorar, resaltando lo que hace bien, más que lo negativo y, además, demostrándole confianza.

4- Dar ejemplo. Eesta habla mas que 1000 palabras!.

5.- Evita los discursos y sermones.

6.- Reconocer los errores propios, enseñando que los errores no son fracasos, sino equivocaciones y oportunidades de aprender.

Y todo ello con amor y sentido común en función del niño, del adulto

y de la situación en concreto.

 

Próximo jueves 28 de octubre

Iniciamos curso “ATRÉVETE A DISCIPLINAR”

 

seis sesiones

 

INFÓRMATE 22.82.91.00 / 22.82.98.67 

 

 Síguenos en twitter @patyvares

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::