La violencia y la agresividad en nuestros niños y jóvenes
La violencia está en la calle, en la vida doméstica, en el ámbito económico, político y social en general.
Lo que ocurre en la vida de los niños y jóvenes no es más que un reflejo de lo que ocurre en la vida pública y privada en todos sus aspectos.
La violencia, que se concreta en malas relaciones interpersonales, falta de respeto, agresividad injustificada, prepotencia, destrucción. abuso y malos tratos de unos hacia otros, es, en sí misma, un fenómeno social y psicológico:
social, porque surge y se desarrolla en un determinado clima de relaciones humanas, que lo potencia, lo permite y lo tolera;
psicológico, porque afecta personalmente a aquellos que se ven envueltos en este tipo de problemas
Algunas características de los niños y jóvenes destructivos
¿Qué tipo de niño o adolescente puede cometer actos de destrucción y daño a sus semejantes?
* Una característica compartida por las personas destructivas e irrespetuosas es la falta de empatía, es decir, la incapacidad de ponerse en el lugar del otro. No piensan que sus actos repercuten en otra persona que los siente
* Los niños y jóvenes agresores o destructivos suelen ser también personas con una muy baja autoestima y que descargan su frustración y ansiedad con los más débiles, o al menos a los que ellos perciben como más débiles
* Poseen mal manejo de la frustración generalmente y tienen pobre capacidad de resolución de conflictos
* Consiguen el reconocimiento de los amigos demostrando que es fuerte al producir miedo, prepotencia y saltarse las reglas
* En algunos casos son chicos y chicas que han sufrido previamente la violencia de adultos o de otros compañeros, y han realizado ya un aprendizaje social que les empuja a comportarse despiadadamente con aquellos otros que perciben como más débiles
* Creen que las normas están para saltárselas y que no cumplirlas puede llegar a proporcionar un cierto prestigio social
* El chico o chica que abusa de los demás y es violento o destructivo rara vez es un alumno o alumna brillante
* Cuando es prepotente y destructivo con otros suele ser muy hábil y carismático para ciertas conductas sociales
* Parece haber aprendido las claves para hacer daño y evitar el castigo, e, incluso, evitar ser descubierto
* Un grado de cinismo más o menos disimulado puede acompañar a este tipo de personalidades juveniles
* El o la joven destructora y violenta es un chico o chica con una personalidad problemática, criado en un clima de abandono físico o emocional
* El respeto no forma parte de su moral cotidiana y viven la experiencia cotidiana de que sus propios sentimientos son ignorados
Los compañeros observadores y seguidores de la conducta destructiva
* Asimismo, son víctimas del fenómeno de la violencia, los chicos y chicas que, sin verse involucrados de forma directa, lo están de forma indirecta, porque son observadores y sujetos pasivos de la violencia y la destrucción, al verse obligados a convivir en situaciones sociales donde esos problemas existen
* Aprenden que la vida social funciona con la ley del más fuerte
* La violencia entre niños y jóvenes es nefasta y destructiva para todos. Para los violentos, porque les hace creer que gozan de impunidad ante hechos inmorales, así destruye sus posibilidades de integración social
* Para las víctimas, porque afecta gravemente al desarrollo de su personalidad
* Para el resto de los compañeros, porque se socializan en un clima de temor e injusticia y terminan creyendo en la ley del más fuerte y el marco de referencia de lo que está bien y lo que está mal se desajusta a favor del cinismo y posturas egoístas e insensibles
Conclusiones
Es indispensable enseñar a los chicos y chicas con el ejemplo y con consecuencias reales, que esas formas de ejercicio del poder no son admisibles, que las rechazamos y que socialmente son indeseables. Con ello estaremos haciendo prevención contra la violencia en otros ámbitos como el familiar, en el trabajo y en general, en la sociedad. Es importante eliminar, en las familias, en los centros educativos y en la sociedad el abuso y la doble moral, si queremos vivir en una sociedad más sana y justa.
Nos interesan tus comentarios.