navidad2
Aunque durante esta época decembrina generalmente hay todo en el aire menos paz… ¡no tiene que ser así!
La temporada navideña es tiempo de reflexión, de perdón, de alegría y esperanza. Y nosotras, como mamás, podemos hacer pequeños cambios en nuestra rutina familiar que harán una gran diferencia.

Algunos tips:

  1. -Tómense un momento al día para admirar el árbol de Navidad. Con pocos o muchos adornos es SU árbol y eso lo hace el más especial y hermoso de todos.
  2. Contemplen todas las noches antes de irse a acostar el Nacimiento que hayan colocado en tu casa. Toma sólo 5 minutos más y puede traer la paz al corazón de todos.
  3. Ya que estén los niños de vacaciones y no sepas ni qué hacer con ellos, ponlos a hacer recaditos y tarjetitas navideñas. No tienen que estar perfectas… el chiste es que sean muy personales y “artísiticas”. Le darán un mayor significado a los regalos familiares.
  4. No te agobies por “quedar bien” con todo mundo, horneando galletas frenéticamente. A veces una visita espontánea y un abrazo caluroso es mucho más significativo. Piensa: el tiempo que dedicaste a estar metida en la cocina lo puedes aprovechar mejor para estar con los que realmente quieres.
  5. En la medida de lo posible, deja tardes o mañanas libres para disfrutar con tus hijos: ver una película juntos, salir al parque, comer un postre (fácil de preparar) que les guste a todos… ¡disfrutar verdaderamente en familia!
¿Qué es una Navidad feliz? Aquélla en donde el centro no es uno mismo… ¡Ánimo: claro que se puede!

¡Gracias a Alice Contró por tu reflexión!